Una historia de esperanza de Uganda

Opción por los pobres

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Opción por los pobres, Jesús nos dice que debemos cuidar de aquellos que más lo necesitan en el mundo. Él nos recuerda nuestro deber cristiano de dar voz a los que no son escuchados y ayudar a los que son más vulnerables.

Un encuentro con Annet

La hermana menor de Annet la llama mamá—y por una buena razón. Desde la muerte de sus padres hace 4 años, Annet, de 16 años, ha estado cuidando a sus tres hermanos: Gladys, 6, Irene, 8 y Emmanuel, 10.

No ha sido fácil. La violencia constante en su país de origen, Sudán del Sur, obligó a Annet a llevarse a sus hermanos y huir al sur, al país vecino de Uganda. Fue un viaje peligroso, pero Annet los mantuvo a salvo a pesar de las amenazas de los soldados rebeldes.

Por más de dos años, Annet y sus hermanos han estado viviendo en Bidi Bidi, uno de los asentamientos de refugiados más grandes del mundo. Formado en 2015, Bidi Bidi es el hogar de casi 300,000 personas—muchos sudaneses del sur que, como Annet, huyeron por sus vidas en Uganda.

Si bien Annet está contenta de alejarse de la violencia, la vida en Bidi Bidi es difícil—especialmente para una joven que intenta criar a sus hermanos. Es por eso que CRS está construyendo casas para familias como la de Annet. Un lugar al que llamar hogar significa que Annet puede descansar un poco más tranquila por la noche sabiendo que su familia está a salvo.

Pero eso no es todo. CRS también está ayudando a personas como Annet a aprender a cultivar y les está dando las herramientas que necesitan para tener éxito. Annet recibió su propia parcela de tierra para plantar, por lo que podrá continuar proveyendo para sus hermanos.

Para ella, eso es lo más importante. Mientras que ella quiere que su familia regrese a Sudán del Sur un día, por ahora sabe que Bidi Bidi es la opción más segura. Mientras tanto, anima a sus hermanos a ir a la escuela y hace todo lo que puede para garantizar que tengan un futuro prometedor. “Mi esperanza es criar a mis hermanos”, dice ella. “Y sé que puedo hacerlo con la ayuda de CRS y mi fe católica”.

Comparte el viaje: El refugio es necesario para una vida digna—cuando las familias se ven obligadas a emigrar, encontrar un refugio seguro se vuelve incierto.