Historia de Cuaresma:
Hogar y familia

Opción por los pobres

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Opción por los pobres, Jesús nos dice que debemos cuidar de aquellos que más lo necesitan en el mundo. Él nos recuerda nuestro deber cristiano de dar voz a los que no son escuchados y ayudar a los que son más vulnerables.

El hogar es a menudo un lugar donde nos sentimos cómodos y seguros, algo que cuidamos, un lugar donde dormimos, comemos y pasamos tiempo con nuestra familia. Mientras lees estas historias, piensa en tu hogar y en cómo es similar a los hogares de estas niñas.

     

Mi familia es lo más importante para mí.
-Trinh

Para Trinh, el hogar es donde se reúne su familia: para jugar, comer, descansar. “Mi familia es lo más importante para mí”, dice ella.

Una forma en que muestra su amor por su familia es haciendo las tareas domésticas. Ella ayuda a su familia bañando a su hermana pequeña, Trang; ella le muestra cómo lavarse las manos y la ayuda con el trabajo escolar. A Trinh le gusta lavar la tetera y las tazas y recoger los huevos de los patos. A menudo, Trinh monta su bicicleta para obtener medicamentos para sus padres cuando estan enfermos.

A Trinh le gusta atrapar libélulas y grillos con su hermana. Como su casa está rodeada de arrozales y cocoteros y bambúes, las hermanas tienen muchos lugares para jugar. Pero la casa también está cerca de un río, y cuando hay tormentas, la casa de Trinh a menudo se llena de agua. “Desearía tener una casa que no esté mojada o con goteras y que no se inunde más”, dice Trinh.

En Vietnam, CRS está trabajando con estudiantes como Trinh, ayudándoles a aprender formas de proteger su hogar, comida y familia de tormentas destructivas. Trinh está feliz de poder aplicar lo que aprendió en la escuela para ayudar a su familia.

María Ana, quien es de Honduras, no es diferente. La casa de su familia fue destruida en un accidente reciente, y su familia vive en un espacio temporal, una pequeña cabaña de madera, hasta que puedan arreglarla. Ha sido difícil vivir sin un lugar permanente para llamar hogar. Todos duermen en el piso, y durante la estación lluviosa el techo a menudo gotea. María Ana tiene la esperanza de que su familia tendrá una nueva casa pronto.

“Quiero seguir estudiando para poder ayudar a mi familia a tener éxito”, dice ella.

Para ayudar a hacer realidad el sueño, María Ana trabaja duro en la escuela, y CRS ofrece almuerzos escolares para garantizar que pueda concentrarse en sus estudios y no en su hambre. María Ana también trabaja en su comunidad para ganar dinero para mantener a su familia. En casa, ella ayuda con las tareas domésticas, como lavar los uniformes escolares, ayudar a preparar la comida familiar y buscar y hervir agua para que sea potable.

En Kenia, las tareas son una forma en que Yvone también ayuda a su familia. Cada mañana lava platos, barre la casa, prepara el almuerzo para los niños más pequeños y lava sus uniformes escolares.

La familia de Yvone tiene una cabaña donde la familia come y duerme, un establo para los animales y una cabaña separada como cocina. Durante la estación de lluvias, la familia recolecta agua de un sistema en el techo. Cuando está seco, toman prestado de los vecinos o caminan a un punto de agua de la comunidad para buscar agua.

La vida familiar de Yvone ha cambiado para mejor gracias a un programa de CRS que enseña a las familias sobre alimentos saludables. En nuestra próxima historia, aprenderás cómo.

REFLEXIONA

¿Alguna vez has tenido que mudarte de tu casa? Qué sentiste? Si no, imagina cómo podría ser esa experiencia. ¿Qué extrañarías más?

De la Sagrada Escritura: En la historia del Evangelio, Jesús alimentó a la multitud porque estaban lejos de casa, hambrientos y sin comida. ¿Has estado lejos de casa y tenido hambre? ¿Qué hiciste? ¿Alguien te ayudó? ¿Cómo puedes ayudar a alimentar a las personas cuyas casas pueden estar lejos de la tuya?

DONAR