La Limosna Y La Cuaresma

El día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: «Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta.»” — Lucas 10,35

 

Dar limosna en Cuaresma puede cambiar el mundo

Nuestras limosnas tienen el poder de transformar el mundo. Durante la Cuaresma, Plato de Arroz de CRS te invita a reflexionar sobre algunas de las vidas que han sido cambiadas gracias a las limosnas y donaciones cuaresmales. Lee las historias de esperanza de Madagascar, El Salvador y Timor Oriental y reflexiona con tu familia utilizando nuestro Calendario de Cuaresma para la familia.

¿Qué son las limosnas?

Las limosnas son dinero o bienes que se dan a los pobres, u otros actos de caridad que se realizan para ellos. El Catecismo de la Iglesia Católica, nos dice que la limosna es “un testimonio de caridad fraterna” y “una práctica de justicia que agrada a Dios” (n. 2462).

Dona Ahora

¿Qué significa dar limosna?

La limosna, junto con la oración y el ayuno, forma parte fundamental de la Cuaresma. Dar limosna es compartir con el “Cristo sufriente” presente en nuestros hermanos más necesitados. La limosna fluye de la oración y del ayuno. Cuando nos abrimos a los demás y reflexionamos sobre las necesidades del mundo, entonces descubrimos cómo Dios nos llama a satisfacer esas necesidades al compartir lo que tenemos. En la oración, descubrimos que es importante velar por las necesidades de los demás. Mediante el ayuno vemos cómo el Espíritu Santo trabaja en nosotros y nos ayuda a reconocer a Cristo en las necesidades del mundo, llevándonos al compromiso personal de actuar dando limosna.

Una parábola que ejemplifica el acto de dar limosna

Todos queremos ser “buenos samaritanos”. Al ver a nuestro hermano o hermana sufriendo, queremos solidarizarnos con su dolor. Queremos ayudarles. La limosna es dar de corazón. Es dar de lo que tenemos; es compartir nuestro pan.

Y eso fue lo que hizo el buen samaritano de la parábola. Cuando se va, le da al posadero unas pocas monedas y le dice: “Cuídalo. Si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta”. El samaritano da libremente y de todo corazón, sin reservas ni condiciones.

¿Cómo utiliza CRS la limosna?

Durante más de 45 años, las limosnas cuaresmales dadas a través de Plato de Arroz de CRS han apoyado programas que combaten el hambre y la pobreza en todo el mundo, incluso en los países de nuestras historias de esperanza. El 75% de las limosnas es destinado a apoyar el trabajo de CRS en más de 100 países y el 25% restante permanece en cada diócesis de los Estados Unidos para ayudar con los esfuerzos para combatir el hambre y la pobreza en esas comunidades. Cada diócesis lo usa de manera diferente.

Dona Ahora