¿Qué es la Cuaresma y por qué la celebramos?

¿Qué es la Cuaresma?

La Cuaresma es un tiempo de preparación y conversión para participar en el momento culmen de nuestra liturgia. Los pilares para esta preparación son la oración, el ayuno y la limosna. La Cuaresma dura 40 días en alusión a los 40 años que pasó el pueblo de Israel en el desierto con Moisés y los 40 días que pasó Jesús en el desierto antes de iniciar su vida pública.

¿Cuándo comienza y cuándo termina la Cuaresma?

La Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza una fecha que cambia cada año, y va hasta la Semana Santa, conocida también como la “Semana Mayor”. Al tiempo de Cuaresma y a la Semana Santa le sigue el triduo pascual (Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado de Gloria) tiempo en el que conmemoramos la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor llegando hasta el Domingo de Pascua.

¿Por qué ayunar, orar y dar limosna durante la Cuaresma?

Así como un atleta se prepara para un evento importante, los católicos nos preparamos para los eventos claves de la Semana Santa a través de los pilares de la oración, el ayuno y la limosna. Estos, nos guían en la reflexión diaria sobre nuestra propia vida mientras nos esforzamos por profundizar nuestra relación con Dios y con el prójimo, sin importar en qué parte del mundo viva el prójimo. La Cuaresma es un tiempo de crecimiento personal y espiritual, un tiempo para mirar hacia afuera y hacia adentro. La Cuaresma es una jornada de misericordia.

El ayuno y la abstinencia durante la Cuaresma

El Catecismo invita a los católicos a abstenerse de comer carne los viernes de Cuaresma y a ayunar el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. La abstinencia debe ser observada por personas que hayan cumplido los 14 años mientras que el ayuno es para las personas entre los 18 y 59 años.

¿Cómo practicar el ayuno y la abstinencia durante la Cuaresma?

Una excelente actividad familiar durante la Cuaresma es llevar a cabo la abstinencia preparando recetas de comidas sin carne como las que recolectamos de países de todo el mundo. ¡Las recetas de Cuaresma son una experiencia de solidaridad global sin tener que salir de la cocina! Además de no comer carne los viernes, los católicos también estamos invitados a ofrecer sacrificios diarios. Al renunciar a pequeñas cosas como el café o los dulces, hacemos espacio para que Dios actúe en nuestras vidas de nuevas maneras y podemos dar a los más necesitados el dinero que ahorramos.

Únete a nosotros.