Santidad y dignidad del ser humano

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Santidad y dignidad del ser humano, Jesús nos dice que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Debido a esto, todo ser humano tiene un valor y propósito especial. Tenemos que cuidar unos de otros para poder ser las personas que Dios nos llama a ser.

Nos alegra que nos acompañes en un viaje cuaresmal a tres países, en el que aprenderemos cómo ayudar a otros a través de Plato de Arroz de CRS. Cuando donas a Plato de Arroz de CRS, compartes tu vida y tus bienes con los miembros necesitados de nuestra familia humana. ¡Tu generosidad pone alimentos nutritivos en sus mesas y les ayuda a llevar vidas saludables y alcanzar el máximo potencial que Dios les ha dado!

map of the world highlighting Guatemala, Rwanda, and Bangladesh

El Señor siempre nos espera.

La vida es un viaje de regreso a Dios. De vez en cuando nos perdemos en el camino. Pasamos haciendo una cosa tras otra, y nos olvidamos de pasar tiempo con él. A veces no hacemos lo correcto y dañamos nuestra relación con él. Pero Dios siempre nos espera.

Durante los 40 días de Cuaresma, se nos invita a ir más despacio, a enfocarnos en nuestro caminar y a seguir la voluntad de Cristo más fielmente. Hacemos esto mediante los pilares de la oración, el ayuno y la limosna.

A través de la oración nos encontramos con el Señor y le pedimos que interceda por las necesidades de nuestra familia humana. Crecemos en nuestra relación con él y nos unimos con nuestros hermanos de todo el mundo.

Cuando ayunamos, experimentamos un poco el hambre que muchos viven a diario. Hacemos espacio para las necesidades de ellos y para que el Espíritu Santo obre en nosotros.

Al reconocer las necesidades del mundo y comprometernos de manera personal a ayudar a los demás, damos limosna.

Este año, usando estos pilares como guía y por medio de Plato de Arroz de CRS, conoceremos a hermanos nuestros en Guatemala, Bangladesh y Ruanda. Aprenderemos cómo sus sueños los alientan a superar los desafíos que se presentan en sus vidas. A soñar en grande. A ayudar a sus familias y comunidades a salir adelante.

Preparémonos abriendo nuestros corazones a Dios y al prójimo, rezando juntos la siguiente oración.

Señor Jesús,

Nos llamas a una conversión de corazón durante la Cuaresma, y nos das las herramientas para hacerlo a través de la oración, el ayuno y la limosna.

Cuando oremos, ayúdanos a recordar las necesidades de nuestros hermanos.

Cuando ayunemos, ayúdanos a ofrecer nuestro sacrificio en unión contigo.

Cuando demos, ayúdanos a reconocer que nuestros dones provienen de ti para que seamos generosos con los demás.

Amén

REFLEXIONA

¿Cuáles son los tres pilares de la Cuaresma y por qué son importantes?

¿Cómo pueden nuestras oraciones, ayunos y limosnas ayudar a alguien que está sufriendo hambre en el extranjero?

DONAR