Historia de Cuaresma:
¡Hola mundo!

Santidad y dignidad del ser humano

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Santidad y dignidad del ser humano, Jesús nos dice que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Debido a esto, todo ser humano tiene un valor y propósito especial. Tenemos que cuidar unos de otros para poder ser las personas que Dios nos llama a ser.

Bienvenido a Plato de Arroz de CRS 2020. Estamos muy contentos de que te unas a nosotros en esta jornada de Cuaresma mientras viajamos por el hermoso mundo de Dios para conocer a tres niñas y sus familias. Cuando realizas una donación a Plato de Arroz de CRS, compartes tu vida y tu abundancia con estas familias y otras personas como ellas. Tu generosidad pone alimentos nutritivos en sus mesas y los ayuda a llevar vidas más saludables. Como Jesús nos enseña en la historia del Evangelio de los panes y los peces, tu pequeña ofrenda puede alimentar a muchos, y lo que puede parecer poco, en realidad puede ser mucho.

Lee el pasaje del Evangelio sobre la multiplicación de los panes.

“Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas. Era ya una hora muy avanzada cuando se le acercaron sus discípulos y le dijeron: «El lugar está deshabitado y ya es hora avanzada. Despídelos para que vayan a las aldeas y pueblos del contorno a comprarse de comer.» El les contestó: «Dadles vosotros de comer.» Ellos le dicen: «¿Vamos nosotros a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?» El les dice: «¿Cuántos panes tenéis? Id a ver.» Después de haberse cerciorado, le dicen: «Cinco, y dos peces.»

Entonces les mandó que se acomodaran todos por grupos sobre la verde hierba. Y se acomodaron por grupos de cien y de cincuenta. Y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los iba dando a los discípulos para que se los fueran sirviendo. También repartió entre todos los dos peces. Comieron todos y se saciaron. Y recogieron las sobras, doce canastos llenos y también lo de los peces. Los que comieron los panes fueron 5.000 hombres.”

Conoce a nuestra familia global

Ahora es el momento de conocer a tres chicas de tres partes diferentes del mundo. Mientras lees sobre cada niña y su familia, piensa en qué podrías tener en común con ellas.

Me llamo María Ana.
María Ana tiene 16 años. Ella es seria y amable, vive con sus padres, cuatro hermanos y una hermana en Honduras, un país de Centroamérica. Su pueblo, El Pinal, está rodeado de colinas. María Ana habla español.

Tên tôi là Nguyen Thi Trinh.
Me llamo Trinh.

Trinh es una niña de 12 años trabajadora y enérgica. Ella vive en la comunidad agrícola de Binh Dao, ubicada a las afueras de la ciudad de Hoi An, Vietnam, con sus padres, dos hermanos mayores y una hermana menor. Su país se encuentra en el sudeste asiático y está rodeado de agua por tres lados. Trinh habla vietnamita.

Jina langu ni Yvone.
Me llamo Yvone.

Ambiciosa e inteligente, Yvone tiene 11 años. Ella vive con sus abuelos, su tía, tres hermanos y tres primos en Konjiko, una aldea en Kenia. Su comunidad está ubicada cerca del lago Victoria, el lago más grande de África. La aldea también está cerca de la línea ecuatorial, por lo que hace mucho calor allí. Yvone y su familia hablan kiswahili e inglés.

 

REFLEXIONA

Durante los 40 días de Cuaresma, a medida que conozcas a María Ana, Trinh e Yvone, recuérdalas en tu experiencia diaria de oración, ayuno y donativos.

¿Qué pregunta te gustaría hacerle a cada niña?

DONAR