Santidad y dignidad del ser humano

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Santidad y dignidad del ser humano, Jesús nos dice que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Debido a esto, todo ser humano tiene un valor y propósito especial. Tenemos que cuidar unos de otros para poder ser las personas que Dios nos llama a ser.

Un encuentro con Majd

Majd, de ocho años, pensó que su familia iba a hacer un día de campo. Su madre, Lamya, dijo que volverían a casa en una semana. Sin embargo, cuando ISIS atacó su casa en el norte de Irak, la familia huyó para siempre.

“Lo que más me preocupó fueron los niños”, dice Lamya. “Nuestra vida era estable e íbamos bien; teníamos una casa muy grande. Nuestros hijos tenían todo lo que necesitaban. Pero cuando huimos, no pude llevar nada para ellos—ni siquiera comida”.

Afortunadamente, la familia encontró un apartamento para alquilar con otras familias desplazadas. Es mucho más pequeño que la casa que tenían, pero está en una zona más segura. Los niños se inscribieron en una escuela patrocinada por CRS, donde la rutina ofrece esperanza, estabilidad y un sentido de pertenencia a los niños que viven con tanta incertidumbre. “La educación es muy importante”, dice Lamya, especialmente en la cultura iraquí.

Lamya recibió capacitación de CRS y se convirtió en maestra en la escuela. Ahora tiene esperanza para el futuro. “Realmente amo a los niños, así que cuando voy a clase siento que estoy con mi familia”, dice ella.

A su hijo, Majd, también le encanta ir a la escuela. “Majd está tan motivado de ir a la escuela. Sólo quiere que sea mañana para que pueda ir”, dice Lamya. “Está relajado, se divierte y tiene más confianza”. Para Majd, la escuela significa una vida normal—hoy y para el futuro.

Prueba nuestra receta de Irak: Sopa Lablabi.