Llamado a la familia, la comunidad y la participación

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Llamado a la familia, la comunidad y la participación , recordamos que el ser humano es ser social por naturaleza-nos necesitamos mutuamente. Nosotros, al igual que los primeros discípulos, estamos llamados a unirnos y crecer como comunidad, ya sea que esa comunidad esté en nuestra aula, lugar de trabajo o en la familia.

Un encuentro con Andrise

“La educación es la base de todo”, dice Andrise, quien ha estado enseñando en la misma escuela primaria de la que se graduó en el norte de Haití durante 11 años.

Sin embargo, mucho ha cambiado desde que era estudiante. Las nuevas técnicas y recursos de enseñanza están cambiando la forma en que los estudiantes aprenden—cómo enseñan los maestros. “Usamos poemas, danzas, canciones, todo tipo de actividades para ayudar a los estudiantes a mejorar su alfabetización”, dice.

Y Catholic Relief Services—en colaboración con la Comisión de Educación Católica en Haití—está liderando el camino. Cada alumno recibe un nuevo libro para practicar su lectura y escritura. Este es un gran cambio comparado con lo que era antes, cuando los alumnos tenían que copiar notas de la pizarra. Y ella también se beneficia—de la capacitación permanente de los maestros. El año pasado, el párroco la nombró Maestra del Año.

Las nuevas técnicas están funcionando: el salón de clases de Andrise es un lugar de alta energía, y a los alumnos les encanta la escuela—y ella. “Me llaman ‘mi madre’, y los llamo ‘mi hijo, mi hija’”, dice. “Ya han prometido que el año que viene, cuando estén en segundo grado, tomarán tiempo de su recreo para venir y visitarme”. Para una maestra como Andrise, ver a los niños crecer no sólo como alumnos, sino como personas, es la razón por la que ella va a trabajar todos los días.

Prueba nuestra receta de Haití: Estofado de verduras haitiano.