Vía Crucis

 

Dios santo, acompáñanos mientras meditamos sobre el camino de tu Hijo al Calvario. Ayúdanos a recordar que todavía, en la actualidad, muchos de tus hijos siguen caminando hacia el Calvario, llevando cruces pesadas y difíciles. Que seamos como Simón para aquellos cuyas cargas son demasiado pesadas para llevarlas solos. Que seamos como Verónica para aquellos que necesitan el toque de amor y consuelo. Y que nosotros, luchando con nuestras propias cruces, siempre recordemos tus promesas de justicia, misericordia y paz. Amén

Sigue reflexionando con el Vía Crucis.