Una historia de esperanza de Guatemala

Santidad y dignidad del ser humano

La doctrina social católica nos guía en nuestras vidas y trabajos. En este principio, Santidad y dignidad del ser humano, Jesús nos dice que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Debido a esto, todo ser humano tiene un valor y propósito especial. Tenemos que cuidar unos de otros para poder ser las personas que Dios nos llama a ser.

Para las familias jóvenes que viven en las montañas de Guatemala, criar un bebé puede ser difícil. La mayoría de las familias cultivan maíz y frijoles para ganarse la vida, pero una sequía prolongada ha hecho que las cosechas se reduzcan. Hay pocas oportunidades de empleo, lo que significa que poner comida en la mesa es un desafío diario. Por eso, cuando Norma descubrió que estaba embarazada, se preguntó cómo se las arreglaría. “Cuando era joven, mi mamá y mi papá no tenían dinero para comprar mucha comida”, dice. “Mi madre dividía un huevo entre cuatro niños”. Norma quería más para su hijo, Víctor.

Sin embargo, a los 20 años, no tenía mucha experiencia más allá de ayudar a su madre en la casa. Entonces, ella buscó ayuda. La encontró en un programa patrocinado por CRS que enseña a las madres jóvenes cómo criar niños sanos, cultivar alimentos nutritivos en pequeños jardines y llevar una dieta saludable. Además, CRS brindó a Norma alimentos durante todo el embarazo y revisiones médicas mensuales durante los primeros dos años de vida de Víctor.

“Aprendí muchas cosas hermosas”, dice Norma. “Aprendí cómo cuidar a mi hijo y qué alimentos darle para que pueda crecer sano y fuerte”.

Ahora, Norma comparte lo que aprendió con otras personas como una “madre monitora”. “Me enorgullece compartir la experiencia que tuve y las lecciones que aprendí con otras mujeres”, dice. Eso enorgullece a Norma, y ​​hace que su comunidad sea un lugar mejor para formar una familia.

Comparte el viaje: La comida nutritiva es necesaria para una vida digna. Si no hay comida disponible, las familias pueden verse obligadas a migrar.

Haz clic aquí para descargar e imprimir esta historia.